La hoguera es tu carta de presentación

Vamos a aclarar las cosas: En el pueblo no te respetan hasta que no has hecho una buena hoguera. Aprovechando que era la noche de San Juan decidimos hacer un guiño al vecindario prendiendo un buen fuego, siempre con mucho cuidado de tenerlo controlarlo (por suerte había estado lloviendo las jornadas anteriores y el terreno estaba muy húmedo). Y al día siguiente los vecinos estaban impresionados: esto arraiga más al pueblo que el empadronamiento (bueno, esto y tomarse unos blancos). Ya podemos decir que somos Orejanoides ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario